Cómo Superar Una Ruptura De Pareja con estos sencillos 9 Tips

Si has sufrido una ruptura

No existe un libro sobre las relaciones de pareja razonable que no contemple la ruptura. Es consustancial a toda relación. Es posible que te encuentres actualmente en una pareja sólida, pero, créeme, la probabilidad de que dure es más bien baja si atendemos a las estadísticas actuales. Esto es especialmente probable si tu edad es inferior a los 50 años. 

Así que, hayas sufrido una ruptura o no, acompáñame en este recorrido por los temas fundamentales que harán que tú superes tu ruptura de pareja o te prepares para ella. 

Si has sufrido una ruptura es muy probable que te sientas sensible y angustiado, y que haya muchas imágenes, ideas y emociones activas al mismo tiempo, que se amontonan en tu cabeza, haciendo imposible concentrarte en ninguna de ellas. Vamos a separarlas y ordenarlas para eliminar ese bloqueo que queda en tu cabeza semanas, meses, o incluso años, después de una ruptura practicando algunos sencillos ejercicios. 

Es muy probable que te sientas mal y que creas que no vas a volver a tener relaciones íntimas con nadie. Que creas que no vas a volver a conectar con nadie de nuevo a ese nivel. Quizá ya lo has intentado, te has forzado a tener citas o relaciones sexuales para salir de ese estancamiento y, quizá, no has podido dejar de pensar que “no es él” o que “no es ella”. Por esto te has estado sintiendo incómod@ y desconectad@. 

Durante estos párrafos realizaremos una parada obligatoria para saber en qué punto del recorrido te encuentras: Un Test. Pero antes hablemos sobre el “AMOR AMOR”. 

Aléjate del amor peliculero

Después de la ruptura habrá momentos en los que te vuelves a “enamorar del amor”. Esta es una expresión que utilizamos a menudo en consulta cuando perdemos objetividad y el torrente emocional amoroso nos arrastra. En ese momento se cuelan recuerdos de intimidad, juegos, bromas y momentos que tenías con tu expareja. También se cuela la idea de que esos juegos y momentos íntimos va a tenerlos, o ya los está teniendo, con otra persona.  

Es necesario que en este momento cojas perspectiva y te alejes de los recuerdos aislados para ponerlos en contexto. Como siempre una visión con perspectiva resulta menos amenazante para tu psicología.

Ten en cuenta que cuando pierdes a tu pareja sueles idealizarla, al igual que lo hacías con la relación que teníais. En este momento, es sano recordar porque tu pareja se deterioró y en último término se rompió. Si te parece puedes reservarte algunos minutos para anotar cual fue el motivo por el que tu pareja se deterioró y se acabó rompiendo.  

Por ejemplo, podemos escribir que:

  • Tú o tu pareja tenías problemas con el compromiso.
  • Que uno de los dos fue infiel.  
  • Que no invertisteis lo suficiente en el otro. 
  • Que pudo desaparecer el amor porque os decepcionasteis con el otro. 
  • Que os limitaron vuestros celos o dificultad para confiar en el otro.
  • Que habíais permitido que la familia se metiera en vuestra relación.
  • Relaciones a distancia.
  • Una convivencia forzosa e inadecuada debido al confinamiento por el COVID 19. 
  • Vuestro estilo de vida. En este punto podemos incluir viajes de trabajo, la noche, drogas, juego, maltrato, entre muchos otros. 

Es posible que determinéis que el problema está en vosotros. Este puede ser un muy buen momento para cambiarlo y no repetirlo en futuras relaciones. 

Si quieres tener una idea más exacta de lo que ocurrió, y no tener una visión sesgada de la ruptura, incluye estos fotogramas dentro de un conjunto de fotogramas más amplio que represente la película de lo que realmente fue tu relación de pareja. A esto lo llamamos coger perspectiva, una estrategia necesaria para abordar cualquier tipo de análisis y decisión sobre cualquier ámbito. 

Destapa a tu EX

Cuando sufres una ruptura tienes una idea poco exacta de quien es tu pareja. En consulta me suelen expresar que sienten confusión porque recuerdan a la pareja como dos personas diferentes. 

Por un lado, recordamos a nuestra pareja cuando el enamoramiento estaba activo. Todas las personas cuando estamos enamorados actuamos de la misma manera: invirtiendo una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en el otro. 

Por otro, recordamos a nuestra pareja cuando el conflicto estaba activo. En ese momento, podemos ver actuaciones inadecuadas o irresponsables. Momentos en los que había desaparecido el enamoramiento. Realmente es aquí cuando podemos ver con claridad cuáles son nuestros perfiles. A esto lo llamamos usar la LUPA DEL DESAMOR. 

En conclusión: Uno no es su enamoramiento, si no su comportamiento cuando se producen conflictos de intereses. Una persona es la manera en la que resuelve sus conflictos. Por eso, siempre que tengamos dudas porque existen discrepancias entre lo que nuestra pareja nos dice, o escribe en sus WhatsApp y su comportamiento, debemos tener en cuenta únicamente sus conductas. De esta forma tendremos una idea exacta de cuál es su perfil. Seguro que tú ya has escuchado la afirmación de no eres lo que dices, eres lo que haces. En el siguiente capítulo vamos a estudiarlo en profundidad y te servirá de entrenamiento para alcanzar mayor objetividad.  

Para eso debemos usar lo que nosotros llamamos EL TRADUCTOR.

Usa el traductor

Nada de teoría. Vamos al ejemplo. Tu pareja puede decirte o escribirte: 

  • Que siempre va a estar ahí- Pero luego no hace el esfuerzo de estar cuando lo necesitas. Esto significa que no siempre va a estar ahí. 
  • Que eres lo más importante para él/ella- Pero luego no te da prioridad frente a otras personas. Significa que no eres los más importante para él/ella. 
  • Que es una persona responsable- Pero luego toma malas decisiones. Significa que no es una persona responsable. 
  • Que te hecha mucho de menos y te quiere con locura- Pero luego no hace el esfuerzo de verte. Significa que no te echa de menos realmente y que no te quiere. 

De esta forma vas a poder concluir de forma objetiva si tu pareja era responsable, detallista, generosa, buena, respetuosa, fiel o sincera. 

Puede que no estés avanzando porque todavía tienes dudas sobre quien era tu pareja y por eso crees que todavía tienes una conversación pendiente. Es peligroso porque paralizarías tu vida emocional en pos de esa conversación que puede no llegar nunca. Además, tú no vas a obtener nuevos datos en esa conversación. No es necesaria porque tú ya tienes suficientes datos de su pasado junto a ti para finalizar tu investigación, concluir quien era tu pareja, y seguir avanzando. Una conversación solo son palabras, no la necesitas. En su lugar, usa el traductor. 

Te propongo un ejercicio para que puedas desarrollar tus habilidades con el TRADUCTOR:Escribe que cosas te decía o escribía y, al lado entre paréntesis, cuáles eran sus comportamientos. 

  • Me dice que su corazón es mío. (pero no le apetece quedar).
  • Que siempre va a estar ahí para mí. (Pero lleva desaparecido 2 días).
  • Que soy lo único en lo que piensa. (pero ha tenido sexo o citas con otras personas).

A continuación, escribe las tuyas de la misma forma:

Haz nuestro TEST para saber dónde te encuentras

Es el momento de tomarte el pulso y saber si ya has aceptado la perdida de tu pareja. Realiza este test de cuatro sencillas preguntas: 

  • ¿Volverías con él/ella si te lo pidiera? Si dudas, equivale a un sí. 
  • ¿Sigues sufriendo cuando ves alguna imagen o recibes alguna información de tu ex? 
  • ¿Te sientes angustiado cuando imaginas a tu expareja teniendo sexo o intimidad con otra persona?
  • ¿Deseas que a tu expareja le vaya bien y que reconstruya su vida?

Puedes contestar con el Sí, siempre, NO, nunca o en algunas ocasiones. 

Si la respuesta en más de dos preguntas es afirmativa, significa que todavía tienes que esforzarte por superar tu ruptura de pareja.  

Si te cuesta contestar a estas preguntas, porque todavía tienes dudas, puedes hacer exposiciones programadas para saber en qué punto de la ruptura te encuentras. Puedes hacer esta exposición abriendo algún audio o foto, escuchando una de vuestras canciones, así tendrás una idea más exacta del punto en el que te encuentras y de lo que te queda por recorrer en este duelo. 

Ahora sigue con los poros muy abiertos porque dentro de ti están cambiando muchas cosas con cada párrafo que interiorizas. Llegados a este punto creo que es necesario que hablemos del enamoramiento. 

El enamoramiento

Si has estado enamorado sabes que lo que caracteriza a este estado es la intensidad con la que vives cada momento. Las palabras, los actos, los olores o incluso los sabores están más pronunciados. Todos los sentidos y emociones están a flor de piel. 

El ser humano está programado genéticamente para reproducirse. Pues bien, el enamoramiento cumple con un papel crucial para el cuidado de la descendencia. El objetivo del enamoramiento es que permanezcas atento al cuidado de tu pareja y su descendencia. En tiempos pasados, donde los ambientes eran más peligrosos, el cuidado y la protección lo eran todo para la supervivencia de la pareja y su progenie. 

Es probable que, en la actualidad, el enamoramiento no tenga una función concreta, pero seguimos programados para experimentarlo de la misma manera que seguimos programados para huir de serpientes de colores vivos, para temer a la caída al vacío o para huir de la enfermedad de otros. Miles de años de programación se han ido añadiendo a nuestro código genético. 

Si a esto le unimos la programación cultural tenemos todos los ingredientes para sufrir de amores. La programación cultural tiene que ver con lo que escuchamos y vemos acerca de las relaciones de pareja. Lo que has visto en tu familia de origen y tu círculo más próximo además de las comedias románticas cinematográficas, de las que me declaro abierto fan. 

Psicológicamente el enamoramiento es el resultado de tener en alto concepto a una persona. La idealización es el proceso a través del cual encumbramos a alguien. En ocasiones, tenemos en alto concepto a nuestra pareja a pesar de que no sea poseedora de las virtudes que le atribuimos. Puede darse en el caso de que nos sostengamos en pareja con personas que no nos gustan por nuestra ceguera emocional. Cuando estamos enamorados de forma obsesiva no vemos fallos en nuestra pareja. 

Pues bien, cuando somos expulsados de una relación este mecanismo de idealización se potencia aún más. Seguimos idealizando a nuestra pareja después de romper con nosotros. Solemos idealizar a las personas que no están entre nosotros por el hecho de que su tiempo con nosotros terminó. El enamoramiento se hace mucho más fuerte y nos deja inadaptado, todavía más, de nuestro día a día. Ya estoy acostumbrado a verlo en consulta y no me sorprende, pero tengo que reconocer mi estupefacción, cuando hace 20 años lo vi por primera vez. No podía dejar de repetirme esta pregunta: ¿Por qué una bellísima persona iba a seguir enamorad@ de alguien que ha traicionado su confianza, engañandol@ con su mejor amig@ y dejándol@ sin dar explicaciones?

  La respuesta no es sencilla, pero desde luego hay una explicación clara. Es más fácil idealizar a alguien cuando no está, puesto que tu enamoramiento pone el foco de tu atención selectivamente sobre sus cualidades positivas. Tus recuerdos sobre el otro en ese momento se centran en lo especial, encantador/a, divertid@, espontane@, guap@, inteligente que era, y no es sus otros defectos que le llevaron a hacerte sufrir y, en último termino, dejarte. Si la relación de pareja se ha terminado contra tu voluntad es porque alguien decidió no apostar por ti. Que alguien no quiera invertir en ti es motivo suficiente para que esa persona, que aún estas idealizando, no merezca tu atención y tus lágrimas. 

Supera tu abstinencia

Suelo comparar las rupturas con un síndrome de abstinencia. Es posible que incluso echemos de menos la intensidad de las rupturas. Sí, sé que parece irracional. Buscamos de nuevo a nuestra pareja tóxica, que nos dejó, a pesar de que después de ese chute vayamos a pasar varios días sufriendo la resaca emocional de ese acercamiento. Todo en pos de recibir una nueva descarga de adrenalina porque, en el fondo, nos hemos hecho adictos a la intensidad. 

Es posible que esta dependencia del otro te esté pasando factura. Pero ¿por qué te has hecho tan dependiente de tu expareja? Porque hay aspectos en tu psicología que no están ordenados. Elementos como una autoestima deficiente que se encuentra supeditada a tu expareja, o también la falsa creencia de que para enfrentarte al mundo o tomar decisiones necesitas la ayuda de alguien, entre muchos otros. 

A continuación, vamos a repasar juntos varios puntos que te ayudaran a desintoxicarte de tu expareja tóxica. Tu expareja tiene derecho a decidir libremente si quiere estar, o no, en una relación contigo, pero es cierto que, si sigues enamorad@, que no quiera estar contigo es lo peor que te puede pasar en este momento. 

Lo más importante para salir de esta abstinencia amorosa es el CONTACTO CERO. Veo a menudo en mis pacientes recaídas emocionales después de tomar contacto con su expareja. El golpe emocional suele durar 3 o 4 días. Ese puñetazo en la boca del estómago, que supone volver a tu expareja, dispara en ti emociones que ya se estaban apagando. El enamoramiento, la nostalgia, la ansiedad, la obsesión por el otro o la tristeza conforman el coctel típico de los reencuentros prematuros antes de que se haya completado la elaboración del duelo. Así que debes intentar no contactar, por ningún medio, con tu expareja si quieres completar el duelo. La curiosidad, que te lleva a ser espectador/a de sus redes sociales, también puede ser una manera de romper el contacto cero. Cualquier noticia o imagen de tu ex va a desestabilizarte, puesto que todavía no estas fuerte como para romper este aislamiento voluntario, al que es interesante que te sometas. Ten paciencia y no contactes para que se pueda desactivar.

  1. Saca a tu expareja de tus conversaciones. Cuando charlas con alguien sobre tu expareja, mantienes activo el trauma por la ruptura. Si ya estás teniendo citas con alguien, es posible que en tus conversaciones se cuelen vuestros ex, en lugar de disfrutar de lo que está ocurriendo en el presente con esa nueva pareja. Abandona este contenido, porque su lugar es el pasado, mientras que tu debes ubicarte en la actualidad. El cambio se produce en el presente. Esta es la única manera de llegar a un futuro saludable para ti. Además, la lectura de este libro te ayudará a cortar esos lazos emocionales que te unen a tu expareja.  
  2. La ruptura de pareja es el peor escenario emocional en que te puedes encontrar. Sin ninguna duda, es uno de los peores traumas psicológicos que podemos sufrir. Por ello, debes proteger tu psicología. En este momento, resulta crucial que te permitas sufrir. Una vez que te vinculas emocionalmente a alguien, aunque sepas que es tóxico y que te resta más de lo que te suma, seguirás enamorado y sufrirás por esa perdida. Este sufrimiento es necesario para que se pueda elaborar el duelo por la ruptura. Si te parece lo desarrollamos a continuación. 
Compartir RRSS

Deja un comentario

× ¿Cómo podemos ayudarte?